¿Qué hay en la ciudad de Izmir y sus alrededores? Echamos un vistazo para visitar Izmir y conocer su secreto.

Éfeso

Éfeso es una ciudad antigua que se encuentra a 70 km del centro de la ciudad de Izmir. Podemos hacer una excursión de 1 día o medio día por lo que es posible desde la ciudad de Izmir.

La ciudad antigua mejor conservada del Mediterráneo oriental. Éfeso es fundamental para representar la vida grecorromana. Durante su apogeo, esta grandiosa capital de la provincia romana de Asia contaba con más de 250.000 habitantes. Allí se adoraba a Cibeles, diosa de Anatolia de la fertilidad asimilada a Artemisa, para quien se construyó un enorme templo, que luego se convirtió en una de las Siete Maravillas del Mundo. También podemos ver la cueva de los Siete Durmientes. Al mismo tiempo, vamos a descubrir Sus Fuentes de los Emperadores, Su biblioteca Celsius, Su gran teatro.

Posibilidad de hacer: 1 día, ½ día, con comida o sin comida.

La duración de la visita a Éfeso: aproximadamente 3 horas.

Dentro del sitio de Éfeso, existe la posibilidad de visitar la parte de las casas grecorromanas también para el grupo especial.

En los alrededores ; Hay un museo en Selcuk para ver los restos, las estatuas que estaban en el sitio de Éfeso.

SIRINCE

Encaramado en lo alto de las colinas del interior, entre arboledas y huertos silvestres, este pintoresco pueblo se distingue por un conjunto de bonitas casas de piedra y estuco. Se dice que el pueblo fue poblado por esclavos griegos liberados en el siglo XV; lo habrían llamado Çirkince (fealdad) para disuadir a cualquiera de unirse a ellos. Cuando se fundó la República Turca en la década de 1920, la ciudad pasó a llamarse con el nombre más favorecedor de Sirince (encanto).

A principios de los años 1923-1924, los 2 países (Turquía y Grecia) necesariamente cambiaron de habitantes. Es por eso que ahora las 2 culturas diferentes se mezclan en el mismo punto.

Posibilidad de hacer: 1 día, ½ día, con comida, sin comida

Duración de la visita: más al menos 2-3 horas.

En el pueblo: posibilidad de dar un paseo. También podemos visitar 2 diferentes iglesias con fugas construidas por los católicos griegos. También puede degustar su vino local, aromatizado con frutas locales en el bar-and-wine. Puedes encontrar productos locales hechos a mano.

La ruta de viaje: 80 km desde la ciudad de Izmir.

Casa de Santa Virgen María

Según los creyentes, María llegó a Éfeso con Juan hacia el final de su vida (37-45). Con la imaginación de la monja alemana Catherina Emmerich tuvo visiones de la Virgen en Éfeso. Gracias a sus instrucciones, el clero de Izmir descubrió los cimientos de una casa en las laderas boscosas del monte Coressos, no lejos de Éfeso. Durante una visita en 1967, el Papa Pablo VI autenticó “extraoficialmente” el lugar, que pronto se convirtió en un lugar de peregrinaje.

En 1 día o medio día es factible.

Posibilidad de participar en misa.

La distancia por carretera es de 88 km desde el centro de la ciudad.